Incio Nuestra Diócesis Nuestra Historia

Nuestra Historia

Fundación de la Diócesis De Montelibano

Al conocimiento de la Historia de Salvación que Dios en su infinita bondad ha venido trazando e hilando con su sabiduría divina, debe darse una correspondiente actitud de agradecimiento, pues, son muchos los instrumentos escogidos (personas y acontecimientos) a través de los cuales Él nos ha mostrado el amor de su Hijo, nuestro Señor Jesucristo, y los dones que recibimos por su Santo Espíritu. Cómo no agradecer en esta hora, a quienes haciendo la opción por Cristo, Buen Pastor, se pusieron al servicio del Evangelio, para ser sembradores de la vida nueva en Dios, lo cual trae consigo cambios sustanciales en las personas y en las comunidades a quienes ha llegado la Buena Noticia de la salvación.

Así, igualmente, la historia que se conoce y se agradece, impulsa a seguir gestando los cambios o las transformaciones con la apropiación de las oportunidades que en cada momento tenemos para avanzar en la tarea de la misión evangelizadora que el Señor nos ha encomendado.

Son de grata memoria los sacerdotes diocesanos o de comunidades religiosas que han pasado dejando el recuerdo del Dios cercano y comprometido con su pueblo; igualmente el reconocimiento justo dado a las religiosas que, de diferentes comunidades y con su carisma propio ha aportado a la maduración de la fe de nuestras gentes.

Registra nuestra historia el paso de las comunidades religiosas claretianas tanto masculinas como femeninas; los Padres Jesuitas; las Hermanas Dominicas de Santa Catalina de Siena; las Hermanas Lauritas; las Siervas de la Iglesia; las Siervas del Santísimo y de la Caridad; Hermanitas de la Anunciación; las Misioneras Catequistas; Hermanas Dominicas de la Presentación; Hermanas Misioneras Terciarias Capuchinas de la Sagrada Familia.

Diócesis de Santa María la Antigua del Darién

La colonización española entre nosotros comenzó por la costa Atlántica con la fundación de la Diócesis de Santa María la Antigua del Darién, en septiembre de 1510 por Fernández de Enciso, en el Golfo de Urabá, constituyéndose en el primer centro de evangelización en el continente Americano.

Los monarcas españoles propusieron en 1513 a su Santidad León X, la creación de la primera diócesis, lo cual se cumplió en agosto de ese mismo año, para la cual nombraron como primer Obispo al franciscano Juan de Quevedo, quien llegó a su sede en 1514 como como pastor de almas y asesor del gobernador Pedrarias Dávila. Pero el hambre, el clima, las enfermedades y sobre todo las disputas entre Pedrarias y Balboa y las crueldades de estos con los indios hicieron fracasar este primer intento evangelizador; por las envidias y crímenes de Pedrarias que quiso ser fundador de ciudades y hasta descubridor del pacífico.

La primera diócesis en tierra firme americana existió de 1514 a 1524, pues una vez fundada Panamá en 1519 allá fue trasladada esta diócesis. Pero la desgracia también empieza allí y los víveres comienzan a escasear, hubo una fuerte epidemia y mueren más de 700 personas.

Este intento también fracasa y duró hasta 1534. Estas poblaciones eran fiel reflejo de las ciudades españolas, con su Iglesia y plaza mayor en el centro, con sus alcaldes y regidores que formaban el cabildo y su Cura. Como dato curioso cabe anotar que en varias historias y en el mismo anuario pontificio, se confunden ambas Diócesis, o mejor, se elimina la de Santa María la Antigua del Darién como si no hubiera existido, y se hace aparecer a Panamá fundada cinco años después como si fuera la primera sede en tierra firme.

 

Diócesis de Santa Marta

La creación de la Diócesis de Santa Marta había sido propuesta ya en el consistorio de 1532. La ciudad fue fundada en 1526 por Rodrigo de Bastidas, y fue constituida diócesis el 10 de enero de 1534 por el Papa Clemente VII; y se constituye entonces en la más antigua diócesis del Nuevo Reino después de Santa María la Antigua del Darién y Panamá. El primer Obispo designado para allí fue Alonso Toves, a quien se le ordena marchar sin recibir las bulas, y fallece sin llegar a su Sede y sin haber sido creada la Diócesis de manera formal, a fines de diciembre de 1533.

Su puesto lo ocupó Juan Fernández de Angulo, quien fue en realidad el primer Obispo, el cual llegó a la ciudad en 1538. Considerado persona digna del cargo y de subir a muy mayor altura, tanto por su católica doctrina como por su virtud y vida pura. Murió en Santa Marta en 1542.

Diócesis de Cartagena

La ciudad de Cartagena fue fundada por Pedro de Heredia en 1533, y a petición de Carlos V, quien le ordenó al Conde Cifuentes, pedir a la Santa Sede la creación de un obispado en Cartagena.

El Papa Clemente VII la erigió como Diócesis el 24 de abril de 1534. Su primer Obispo fue el dominico Fray Tomás Toro, que había nacido en España. Llegó a la ciudad en 1535; no había iglesia donde celebrar los oficios religiosos; la situación religiosa y moral de la ciudad era muy lamentable, pues poco se preocupaban los moradores de llevar una vida cristiana. Su principal preocupación fue la construcción de la Catedral. Falleció en 1536.

Proposición de la Cámara de Representantes para la nueva Prelatura Territorial de la Diócesis de Montelibano

Proposición de la Cámara de Representantes para la nueva Prelatura Territorial de la Diócesis de Montelibano

El proceso eclesial que dio origen a la Iglesia Diocesana

Es la entrega y el sacrificio de los padres misioneros de Burgos, es su trabajo abnegado con la asistencia de Nuestro Padre Dios, quien logra un aceptable desarrollo de la región, obligando al gobierno civil a dar pasos de reorganización de municipios y nuevos departamentos, además la construcción de la carretera troncal de la costa, da auge a otras ciudades y la cultura desarrollada en las cuencas de los ríos empieza a sucumbir, razón suficiente para que la Iglesia también diera pasos acertados hacia la redistribución o creación de nuevas jurisdicciones eclesiásticas.

La Prefectura Apostólica del Sinú:

El 12 de junio de 1924, fue establecida la Prefectura Apostólica del Sinú por medio de la Bula Christi Domini del Papa Pio XI, con territorio desmembrado de la Arquidiócesis de Cartagena. Del IEME (Instituto Español de San Francisco Javier para las Misiones Extranjeras), se designa como primer Prefecto Apostólico al Padre Marcelino Lardizábal, con sede en la población de San Marcos, Sucre.

La nueva jurisdicción eclesiástica comprendería un amplio territorio del Departamento de Córdoba y la entonces selváticas regiones de los ríos Sinú y San Jorge, antiguo asentamiento de los Zenúes. Comprendía además, la región de la Mojana hasta Sucre – Sucre y Majagual, parte de la región del río Cauca y la población de Barbosa en el río Magdalena, jurisdicciones de Pansegüita (hoy Municipio de Magangué), hasta Playa Alta, Guacamayo y Tres Cruces pertenecientes al Municipio de Achí (Bolívar).

El 12 de enero de 1931, por efecto del breve Constitutione Apostolica del Papa Pío XI, tomó el nombre de Prefectura Apostólica del Sinú y San Jorge.

El 10 de marzo de 1950 la Prefectura Apostólica fue elevada a Vicariato Apostólico por la Bula Si Evangélicos del Papa Pío XII. Como su primer Vicario fue nombrado Monseñor Francisco Santos Santiago, quien se encontraba presidiendo una labor misionera en Panamá. La cabecera del Vicariato, después de disputársela Ayapel (Córdoba) y San Marcos (Sucre), resultó ser San Benito Abad (Sucre).

El 20 de noviembre 1954 se cedió una porción de su territorio en favor de la erección de la Diócesis de Montería.

La Prelatura Territorial del Alto Sinú y San Jorge

El 25 de abril 1969, el Vicariato Apostólico cedió otra porción de territorio a favor de la erección de las Diócesis de Sincelejo y Magangué. En esa misma fecha, en virtud de la Bula Ex quo Deo, del papa Pablo VI, el Vicariato pasó hacer Prelatura Territorial y asumió el nombre de Prelatura Territorial del Alto Sinú y San Jorge, con sede en Montelíbano – Córdoba, su primer Obispo Prelado fue Monseñor. Alfonso Sánchez Peña, Cmf. quedando como sufragánea de la Arquidiócesis de Cartagena.

El 29 de diciembre 1998, por medio de la Bula MinisteríumTotíus del Papa Juan Pablo II, la Prelatura fue elevada a Diócesis y tomó su nombre actual: Diócesis de Montelíbano, cuyo primer obispo fue Mns. Julio César Vidal Ortiz.

La jurisdicción eclesiástica Diocesana

El territorio que abarca nuestra Iglesia particular, la Diócesis de Montelíbano, es de un total de 11.622 Km2., conformada por siete Municipios cordobeses que son: Montelíbano, Ayapel, Buenavista, Puerto Libertador, Tierralta, La Apartada y San José de Uré. Sus límites de jurisdicción eclesiástica se definen así: Norte: Diócesis de Montería y Sincelejo. Sur: Diócesis de Santa Rosa de Osos. Este: Diócesis de Santa Rosa de Osos. Oeste: Diócesis de Apartadó.    Las parroquias, los centros parroquiales y los lugares de misión, en atención a la cercanía que tienen, y para articular mejor el trabajo pastoral, la fraternidad y la vida parroquial se organizan por Arciprestazgos o Vicarías Foráneas. La Diócesis está conformada por cuatro Vicarias Foráneas, cada una con su respectivo Vicario Foráneo.

Mapa de la Diócesis de Montelíbano con sus respectivas parroquias y centros parroquiales

Parroquias y centros parroquiales

El territorio que abarca nuestra Iglesia particular, la Diócesis de Montelíbano, es de un total de 11.622 Km2., conformada por siete Municipios cordobeses que son: Montelíbano, Ayapel, Buenavista, Puerto Libertador, Tierralta, La Apartada y San José de Uré. Sus límites de jurisdicción eclesiástica se  definen así: Norte: Diócesis de Montería y Sincelejo. Sur: Diócesis de Santa Rosa de Osos. Este: Diócesis de Santa Rosa de Osos. Oeste: Diócesis de Apartadó.

Las parroquias, los centros parroquiales y los lugares de misión, en atención a la cercanía que tienen, y para articular mejor el trabajo pastoral, la fraternidad y la vida parroquial se organizan por Arciprestazgos o Vicarías Foráneas (C.374). La Diócesis está conformada por cuatro Vicarias Foráneas, cada una con su respectivo Vicario Foráneo:

  • Vicaría de nuestra Señora del Carmen, Vicario: Key Alberto Bedoya Florez
  • Vicaría de San Juan María Vianney, Vicario: Juan Carlos Múnera Peña
  • Vicaría de San Jerónimo, Vicario: Elkin de Jesús Arenas Torres
  • Vicaría de San Pedro Claver, Vicario: Jorge Luis Miranda Pérez