Incio El padre William descansó en la paz del Señor

El padre William descansó en la paz del Señor

El padre William descansó en la paz del Señor

William de Jesús Guzmán Pérez, nació en Montelíbano el 11 de diciembre de 1957, hijo de Nicanor Antonio Guzmán y Socorro Pérez, el segundo de diez hermanos. Fue jefe de núcleo del Alto San Joge, después ingresó al seminario Santo Tomás de Aquino en Santa Rosa de Osos, lugar donde inició su formación sacerdotal, fue ordenado para la prelatura del Alto Sinú y San Jorge el 30 de Noviembre de 1996 por Monseñor Julio Cesar Vidal Ortiz en la catedral de la Santa Cruz de Montelíbano Córdoba.

Durante los 22 años de vida sacerdotal se destacó por su fidelidad a la Iglesia, por ser maestro de la vida entregado a su labor. La Alegría, espontaneidad, perseverancia, humildad, fueron virtudes que siempre lo caracterizaron como misionero de Jesucristo.

Realizó su labor pastoral en las siguientes parroquias:

  • Vicario de la parroquia San Jerónimo, municipio de Ayapel (1996 – 2003).
  • Párroco en la parroquia  de San José de Uré, municipio de San José de Uré (2004 – 2009).
  • Vicario en la parroquia Nuestra Señora del Cármen, municipio de Puerto Libertador (2010 – 2011).
  • Administrador Parroquial en el Centro Parroquial San Antonio María Claret, El Palmar, corregimiento del municipio de Montelíbano (2010 – 2011).
  • Vicario en la Catedral de la Santa Cruz, municipio de Montelíbano (2012 – 2014).
  • Fundador del Centro Parroquial Santa Helena, municipio de Ayapel (2015 – 2017).

Además, fundó el colegio de bachillerato del corregimiento de Sincelejito, municipio de Ayapel y cofundador del Colegio Diocesano Nuestra Señora del Rosario del mismo municipio.

Falleció el 14 de Agosto de 2017.

“Todo el que vive y cree en mí, no morirá jamás” (Jn 11, 26).

One Comment

  1. Poco fue el tiempo que pude tratar al padre William. Una maravillosa persona y ministro. Ejemplo para nuevos y futuros sacerdotes. Muestra integral de un ser humano y funcionario de cristo en esta tierra. Paz en su tumba.

Díganos que piensa...